Me encanta estar solo. Es una de las cosas que más me gusta en mis ratos de ocio. Ya desde niño daba muestras de ello y lo considero un rasgo muy distintivo de mi orgullosa forma de ser.

Cuando vivía en Barcelona solía acudir varias veces por semana a la biblioteca del Tecla Sala, en Torrassa (L'Hospitalet). Con veinte años aprendí a disfrutar de las bibliotecas después de haberme pasado la vida con el prejuicio del aburrimiento y la vagancia en mi recuerdo. Una de las cosas que más me gusta es ir a la biblioteca. Me encanta perderme entre ese mogollón de pasillos metódicamente organizados y de vez en cuando alzar la mano para ojear ese libro del que he oído hablar o ese otro cuyo título ha despertado lo suficiente mi atención. Algunos los miro por encima y otros (los menos) los acabo terminando. Leo todo tipo de cosas aunque, por supuesto tengo mis preferencias y mis etapas. He tenido temporadas de filosofía, de bolsa, de informática, de empresariales, de autoayuda (aunque la mayoría de estos me parezcan auténticos timos)... Recuerdo que me encantaba pasar la tarde entera metido ahí dentro leyendo en un cómodo sofá, escuchando música o conectado a Internet. Es sin duda una de mis aficiones.

Escribo esto porque creo que hay mucha gente que necesita descubrir las bibliotecas otra vez. Son lugares solitarios casi todo el año (excepto en etapa de exámenes) y repletos de sabiduría. De pequeños nos parecen un rollo y no somos capaces de encontrarles el gusto aún cuando les reconocemos la utilidad. Mucha gente me dice "prefiero Internet" pero no es lo mismo. Internet es excepcional para ampliar, contrastar y comentar pero es menos ventajoso para conocer. Siempre que voy a una biblioteca me encuentro con libros que jamás pensé que nadie podría haber escrito, sobre temáticas completamente absurdas, surrealistas o, por el contrario, tan cotidianas que resulta chocante que se les haya dedicado un tomo. Me encanta inspirarme de esa manera, las bibliotecas son una alternativa estupenda a los colocones que genios han empleado para inspirarse toda la historia, son una fuente de conocimiento e inquietudes de la que es imposible salir ileso. Cualquier persona que no tenga por costumbre ir a una biblioteca se está perdiendo algo grande. Si tienes inquietudes, no dudes en perder una tarde en pasarte por ahí. Repetirás. No tienes que sentarte y leer, ¡puedes pasarte la tarde sentado en el suelo de una y otra sección leyendo contraportadas! Deja que ese placer florezca y se asiente poco a poco, como el del etnólogo que entrena su paladar. Leer agiliza la mente, aumenta la velocidad de lectura y discurrimiento y te abre la mente mucho más que la radio o no digamos la televisión.

Yo, por ejemplo, hoy me he leído "El Jueves" de esta semana y he ojeado un par de diarios. Ayer estuve leyendo el penúltimo libro escrito por Jiménez Losantos junto a otros destacados autores: "¿Por qué dejé de ser de izquierdas?". Por supuesto he ojeado mogollón de contraportadas. También he estado chateando un poco, he revisado mi correo y he enviado algunos mails por aquello de no matar la amistad pese las distancias -por cierto, desde Ubuntu-. ¡Qué más queréis! Wifi gratis, prensa del día gratis, revistas, silencio, paz, calma y enriquecimiento personal.

Os animo a que, desde vuestra madurez, redescubráis el apasionante mundo de las bibliotecas. Cuanto más grandes mejor. Como mola saber cosas aunque cada vez parezca servir para menos.

Quizás me excedí en explicaciones... tan sólo quería asegurarme de transmitiros mi entusiasmo por las infravaloradas bibliotecas.

Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Yahoo! Agregar a Google Agregar a Meneame Agregar a Furl Agregar a Reddit Agregar a Magnolia Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks Agregar a Promoting Blogs Agregar a Mister Wong Agregar a Barra punto com Agregar a autobombo
Bookmark and Share

5 comentarios

  1. joaquin // 23 de septiembre de 2009, 1:19  

    TELECINCO A CANCELADO MI CUENTA DE GOOGLE Y ME HAN VUELTO A VETAR

  2. itsaso // 23 de septiembre de 2009, 5:38  

    siempre me han encantado los libros. en general.desde los comics de asterix con los que empecé, pasando por los diferentes colores del barco de vapor, alfaguara, planeta...a los clásicos que hoy me tocan bastante las pelotas pero que en realidad disfruto leyendo a contra reloj por medio-obligación.

    me encanta mirarlos, abrirlos, olerlos, tocarlos, hojearlos mientras los ojeo...sé que sueno bastante friki pero es que si alguna vez tengo casa propia,(que en fin, como no me la den mis padres me temo que no, y por no meterme en una puta hipoteca prefiero vivir de alquiler hasta que se cansen o estiren la pata) me la imagino con las paredes forradas de estanterías llenas de libros(y dvds),y con una escalerita de esas de madera para llegar a las baldas de arriba.la foto que has puesto en el post sería mi sueño de sala pero con una mesa redonda en vez de cuadrada y en el techo con una lámpara de foco que dé luz (con bombillas de bajo consumo) como si pareciera que todo el día fuera de día.

    pero la verdad es que no tengo una relación demasiado estrecha con las bibliotecas si no es por obligación, porque aunque suene a gilipollez SUFRO. llego y me vuelvo loca. me agobio y salgo siempre totalmente crispada de los nervios porque me doy cuenta de toooodo lo que me falta por leer, aprender, saber...además como buena comunista residente en un país que no lo es tengo fijación por ... (como se dice eso? i have an ´owning fixation´, no hay traducción literal?), bueno, por ser dueña de todo lo que leo, y obviamente en las bibliotecas, yo que tengo la manía de subrayar, escribir notas y comentarios mientras leo en cualquier parte(por lo que tb dejo manchas de ketchup si se tercia) sufro todavía más.

    UNO-itsaso tía, no tienes ni puta idea de nada, cuántos libros, autores y temas te quedan por analizar de esta biblioteca? millones de millones???

    DOS-todo lo que te lleves a casa no podrás ni quedártelo para tu maravillosa estantería, ni subrayarlo, ni arrugarlo ni llevarlo contigo para leer en el autobús en un día lluvioso, porque no es TUYO y se puede estropear.

    TRES-si la obra que acabo de leerme pertenece a la biblioteca, la devuelvo, obviamente.como me ha fascinado, la compro (siempre en www.amazon.com por dios usad esta página que tiene unas gangas impresionantes!!) porque quiero tenerla por si me da por re-leerla. pero claro, esa ya no es la que verdaderamente me ha hecho aprender y sentir todas esas cosas, sino otra diferente, que quizás cuando la relea, al no tener notas, ni nada subrayado, ni la reconozca...esto lo odio: tener un libro en casa que me transmite algo pero que aunque tiene x páginas llenas de letras en lo que a mí respecta está totalmente en blanco, porque no es EL mismo libro que yo he leido, sino la misma obra...y sí, soy un poco cursi en este sentido, lo admito.
    ((no sé si me explico, es como si a alguien le comen los perros su vestido de boda, se compra uno igual y lo mete en el armario, coño ya no es el mismo vestido de boda, no?))

    entonces, por estas tres razones aunque me encantan las bibliotecas por motivos obvios, tb las odio con todo mi ser. de verdad, las odio. me ponen nerviosa y me muero de envidia no sana.ansia.

    así que entiendo lo que dices sobre ellas, pero en mi caso no comparto el sentimiento en absoluto, supongo que por razones personales...joder, pero es que maldita sea, en realidad me gustaría que me parecieran un templo de sabiduría al que el pueblo puede tener acceso siempre que quiera, la democratización de la cultura..dios...y me lo parecen, pero yo qué sé por qué ramalazo exquisito-burgués a mí me alteran...mecagoenlaleche!!!

  3. itsaso // 23 de septiembre de 2009, 5:40  

    p.d a mí tb me encanta estar sola. me gusta tanto como estar acompañada de la gente que quiero.

  4. -POB- // 23 de septiembre de 2009, 18:42  

    Pocas cosas hay como leer, a mi me encanta leer solo.. creo que es la mejor forma de disfrutar la soledad, con un libro.
    Estoy deacuerdo con itaso cuando comenta que no es lo mismo un libro tuyo que de la biblioteca, la sensación de que ese libro es solo tuyo es lo mejor.. poder cogerlo cuando quieras para por ejemplo leer un capítulo que te gusta o disfrutarlo donde te de la real gana.. creo que es una sensación única.
    Lo de las temporadas también me pasa a mi, aunque supongo que le pasará a toda persona que disfrute de la lectura.. yo ahora estoy loco con la ciencia ficción (la saga de Dune en concreto.. os la recomiendo si os gusta cf y política), las bibliotecas está claro que son lugares casi mágicos ya que puedes encontrate cualquier cosa como dice Dani, lugares que se deberian frecuentar mas.. pero entonces no seria lo mismo, ya que no se podría disfrutar de la soledad.

  5. joaquin // 25 de septiembre de 2009, 22:31  

    a mi me gusta ir a la biblioteca nacional a buscar hemerotecas de revistas antiguas

Publicar un comentario

Recuerda que aquí puedes escribir lo que quieras como quieras. Lógicamente el spam descarado o los mensajes que resulten inapropiados serán eliminados (por lo pronto esto último no lo he llegado a hacer nunca :P)

Mensajes privados directamente en: danielsucio@gmail.com