Para muchos todavía es difícil hallar la certidumbre que les posibilite señalar con seguridad cuál fue el origen y, especialmente, el culpable de la ya aceptada crisis. Ahora que Solbes y compañía ya han salido del armario (en términos de razón y no partido) y todavía no se sabe con certeza cuándo y cómo acabará esto, la gente busca la luz al fondo de un túnel cuesta arriba que, además, tomaron por error al circular sin rumbo por sus mundos de economía sumergida y domésticamente sobrevalorada.


Leyendo estos dos artículos (1 y 2) de prensa, uno acierta a pensar el grave error informativo que para los españoles ha supuesto la inexistencia de educación financiera y empresarial en el país. En realidad lo más interesante no son los artículos en sí mismos, sino los incendiarios comentarios que se derivan por parte de los lectores que, por el anónimo escrito internauta, parecen mucho más osados e intransigentes de lo que reconocen en televisión. Incluso con los casos ajenos a su país.

En el primero de los dos capítulos, una familia como cualquier otra, intenta concienciarnos, solidarizarnos o vete tú a saber acerca de su actual situación familiar en manos de los comedores de beneficencia. En realidad su caso no deja de ser otro de esos casos en los que ese absurdo y titánico sentimiento de la propiedad tentó a una pareja que aprovechó la artificiosa coyuntura creditista española para “invertir” en su propia cadena perpetua. Sus precarios empleos asociados a los todopoderosos sectores de la hostelería y la construcción no fueron un problema para hipotecarse con total facilidad en un piso y, de paso, los muebles y la entrada de un coche de alta gama.

¿Debe darnos pena una pareja que ha querido vivir por encima de sus posibilidades? ¿Sólo porque se trate de un fallo generalizado debemos pasar por alto nuestra inconsciencia sin reparar en errores? ¿Cómo hemos derivado en una sociedad de consumo salvaje que en veinte años ha pasado de ser un país subdesarrollado a un país del primer mundo con mucha construcción pero pocos cimientos? Entramos en la UE y nos creímos más avanzados de lo que somos.(*3) ¿Quién es el culpable de esta precaridad laboral y de la crisis en general?


Yo lo tengo claro: los bancos. Ellos son los principales (que no únicos) culpables de la crisis que nos agita al mundo entero. Ellos son los principales responsables de este adebacle financiero, crediticio, hipotecario o como quiera llamársele. ¿Por qué? Por haber creado una burbuja piramidal del propio sistema de crédito internacional e interbancario. Lo mismo que ha pasado taaantas veces con otras entidades de inversión y bancos, ahora agita la financiación y hacienda interestatal que antes intervenía a los que le antecedieron en rasgos muchos menores sin rendirles el debido tributo (véase AFINSA, FORUM FILATÉLICO, BANESTO...). Aunque eso es otra historia.

En realidad los ciudadanos también tenemos nuestra culpa y, por supuesto, con ella la clase política. Estamos acostumbrados a vivir en un país en el que, mientras el pan no falta, nadie pregunta nada ni se preocupa por nada. Un país en el que, meter el dinero en el banco, arriesgarlo poco y gastarlo mucho era casi una tradición y nada nos importaba saber cuál era la trastienda de esa entidad financiera porque siempre que quería sacar dinero iba al cajero o, como mucho, esperaba a fin de mes. Y es que, con un sueldo de cajera me pagaba el coche, la hipoteca a medias con mi novio*, los vicios, la fiesta, los caprichos y no ahorraba ni invertía lo más mínimo. “Hay que vivir el momento” rezaban los jóvenes que alzaban su botella en los reportajes del botellón. “Hay que disfrutar un poco en la vida” teorizaba aquel albañil al que retrataban por televisión en aquel trozo de playa convertida en metrópoli en pleno julio. A mi mismo, al salir de GH me preguntaban “¿por qué sigues con el mismo coche?”. Jamás contestaba. Estaba harto de sordos que no querían oír.

Antaño vivir de alquiler estaba peor visto que tener propiedades. Hoy día, esta anticuada percepción sufre un escarmiento.
Estamos pagando las consecuencias de una nula capacidad de análisis y precaución económica. *Consecuencias especialmente duras agravadas en parte por la degradada unidad familiar/conyugal, el fácil divorcio y nuestra escasa cultura del esfuerzo y el compromiso por nada (y menos a largo plazo). Hemos sido incapaces de ahorrar, incapaces de meter dinero más allá de un plazo fijo o un inmueble que se revalorizaba geométricamente sin desconfiar lo más mínimo de que algo no estaba siendo del todo lógico. Nuestro cáncer se estaba extendiendo. Ahora somos víctimas de nuestro propio carpe diem subprime, de nuestro afán por vivir al ritmo de los países escandinavos pese estar recién salidos de una autocracia en plena maduración. Nos creímos desarrollados porque llevábamos años siendo el caribe de Europa (sobretodo antes del euro) y porque los hipócritas políticos nos decían que necesitábamos inmigrantes para emplear, porque ese ya no era trabajo para nosotros, que, pese ser culturamente justitos, eramos ya unos burgueses de la paella, la fiesta y la hormigonera. Llegamos incluso a colgar el san benito de racista a aquel que ponía en duda el beneficio de esa cómica política de inmigración que satura ahora nuestro país de extranjeros parados. El caso es que ahora pretendemos pagar íntegro su paro para volver a su país. ¿Bastará eso para reconocer que hay algo que no hemos hecho bien? Nosotros no somos un país que podamos o hayamos podido jamás erradicar la pobreza en el mundo, ¿¡qué moto pretendían vendernos?! Por unos años parecía que arreglar el tercer mundo dependía de los Españoles. Ahora la delincuencia aumenta entre los más arruinados y, lógicamente, la mayoría de ellos son inmigrantes que no lograron prosperar lo suficiente. ¿Cuál va a ser el próximo parche político para arreglar esto? ¿Fomentar el empleo creando puestos de policía? Ese es el típico saber hacer de nuestra clase política.

¿Es que acaso nadie se daba cuenta de la chapuza de tales políticas? Nosotros no necesitamos ni hemos necesitado jamás inmigrantes en este país. En realidad, ese era un pretexto para conseguir mano de obra barata, rápida y fácil. La opción correcta, en este caso, hubiera sido favorecer y facilitar el empleo en España. Aumentar los salarios, derechos y las ayudas a jóvenes y madres solteras, aumentar los impuestos en vez de bajarlos y ofrecer un mayor y más competente sector público: sanidad menos atestada, educación más disciplinaria y fuerte*2, mejora de servicios sociales como la atención domiciliaria a nuestros mayores, evitar la fuga de cerebros mediante inversiones en I + D + i... Todo ello son políticas vigentes hace muchos años en los países más desarrollados con leyes de inmigración más estrictas. Por supuesto un cambio tan drástico y fundamentalista era demasiado lento y macrometafísico como para servir en un programa electoral pensado cada cuatro años vista y la sociedad tampoco se ha molestado en buscarlo por su propia cuenta. ¿Para qué? Si me he comprado la WII, la PS3 y tengo para pasarme la tarde del sábado fumando porros hasta salir de farra por la noche a despilfarrar. Perdonad que sea tan concreto pero, ¿no se supone que somos los jóvenes los que debemos revindicar todas esas cosas? Ahora lo único que veo son párrafos como este que aparece en la edición digital del mundo: "Más de cinco millones de inmigrantes han ayudado a duplicar el ingreso per cápita en la última década, pero ahora compiten con los españoles por unos empleos que ahora se pagan por mucho menos que hace un par de años."

Alquilar es de pobre, es tirar el dinero. Trabajar en la construcción es para los desgraciados. Invertir es para ricos. El racismo es de xenófobos anclados en el pasado. Hay que vivir al día, estamos en una democracia. El mundo es de todos. Los pobres somos cada vez más pobres y los ricos más ricos: hay que dar empleo a quien viene mendigando. ¿Cuántas veces nos hemos hinchado a oir este séquito de argumentos miméticos y superficialmente acuñados?

"En el comedor estoy bien, pero si continúa el hambre empezaré a pensar mal y miraré cómo salir a la calle y robar", dijo García Martínez, de 33 años, a un inmigrante ecuatoriano cuya casa se la ha quedado el banco con el que se hipotecó. Fuente diario El Mundo.
Estamos pagando las consecuencias de algo en lo que todos contribuíamos para que saliera mal. El banco me pagaba hasta los muebles de esta super casa nueva en la que me hipotecaba con un sueldo de obra y servicio como informático de una creciente constructora de un señor que, hasta hace quince años, trabajaba de pocero. El gobierno obtenía beneficios astronómicos que crecían sin fin gracias a una especulación que no retrocedía pese la aparición de destinos turísticos alternativos que nadie parecía ver. Llegó el euro y seguíamos ciegos a esta realidad. Entonces, el inmigrante que ahora chupa del sistema, cotizaba y eso le convertía en ciudadano de pleno derecho. Necesitábamos de su barato jornal para seguir vendiendo propiedades a guiris retirados y especuladores. Eso aumentaba las rentas de un país que vivía como evolucionado pese seguir bebiendo del mismo pozo que hace cincuenta años. Ese era el gigante de pies de barro... ups! ¿dije barro? Quise decir hormigón.



*Las relaciones interpersonales son un indicativo del progreso de un país. Esta crisis también tiene un carácter cultural y social.

*2 España es uno de los países con las más altas tasas de abandono de cualquier país desarrollado, uno de cada tres alumnos en España no finaliza la enseñanza obligatoria a los 16 años.

*3 Según la ONG católica Caritas, España es uno de los países de la Unión Europea con las tasas de pobreza más altas, 8,5 millones de personas, un 19% de la población. No obstante, la cifra podría aumentar ante la perspectiva de que el paro alcance a cinco millones de ciudadanos.

Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Yahoo! Agregar a Google Agregar a Meneame Agregar a Furl Agregar a Reddit Agregar a Magnolia Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks Agregar a Promoting Blogs Agregar a Mister Wong Agregar a Barra punto com Agregar a autobombo
Bookmark and Share

12 comentarios

  1. itsaso // 9 de abril de 2009, 23:54  

    me ha gustado tu reflexión.

    suelo comentar pero la verdad es que me parece un artículo muy realista y acertado... hombre algo crudo tb, porque en mi opinión, como seres humanos,sí tenemos una responsabilidad para con quien se acerca a pedir ayuda, aunque sólo sea, por mal que suene, para cubrirnos las espaldas por si alguna vez nos pasa a nosotros.por ejemplo españa sin la unión europea no hubiera llegado ni la m de mierda después de una dictadura larga y jodida, no digo que por haber recibido ayuda se vea obligada a devolverla, pero sería un detalle por el lugar en el que está geograficamente situada, ya que aunque no sea el país que DEBA ayudar a los paises más empobrecidos siempre va a ser el que se llevará el marrón (no puedo evitar reirme por las posibles interpretaciones de la palabra). entonces, pagarlo con los inmigrantes me parece injusto, ellos ya tienen bastante con lo que llevan a cuestas, la culpa la tenemos todos, por tontos. que somos tontos.
    me ha gustado el apunte que critica la estúpida costumbre codiciosa de la mayoría de la ciudadanía que vivimos por encima de nuestras posibilidades y la referencia a cómo los gobernantes nos han vendido que somos "europa"... desde que puse un pie fuera entendí que si realmente somos europa, somos la txusma de europa. los hay más txusma, no lo dudo, pero ellos ya serán la requetetxusma entonces.

    pues sí,me ha gustado el artículo.

  2. Alonzo // 10 de abril de 2009, 3:09  

    Dani, como ciudadano del mundo, ¿cuál es tu alternativa para con los africanos a los que se cerrarían las puertas en la puta cara? ¿Como ves toda esa situacion?

    Un saludo.

  3. Sospechoso Habitual // 10 de abril de 2009, 9:25  

    Hombre, ahora es muy facil hacer critica y despotricar contra el nivel de vida artificialmente alto que han llevado muchos españoles.

    Pero vamos, de verdad es culpa de la gente? Que hay de malo en tratar de vivir el momento? Puede parecernos insensato, pero es respetable. Lo que no se puede pretender es que de las decisiones de esas personas se derive el futuro economico de un pais. Para eso ya existen organismos reguladores que han sido los primeros interesados y beneficiados de la burbuja inmobiliaria, las hipotecas subprime, los bajos tipos de interes... Los responsables de eso han sido los bancos y los gobiernos, no los consumidores, cuyas decisiones no tienen porque velar por el buen futuro de la economia. Por muy concienciada que este la gente esta siempre actuara por su propio interes.

    Ahora estamos recogiendo las consecuencias, estamos en un proceso necesario de autorregulacion. Otra cosa es que la crisis tanto por parte del gobierno como del BCE no se este abordando de un modo optimo.

    Lo de la inmigracion estoy de acuerdo en algunos puntos, aunque creo que exageras un poco. Si esa gente ha trabajado y ha ofrecido su mano de obra ahora tienen el mismo derecho a cobrar paro que cualquier otro trabajador, y eso no nos debe parecer mal. El problema es que nos hemos caido con todo el equipo, pero es evidente que esto ha pasado por una falta de planificacion alarmante.

  4. Dani "el sucio" // 10 de abril de 2009, 11:38  

    itsaso celebro que te haya agradado la reflexión. Yo también he tenido esa sensación de la que hablas al salir del país. Siempre he dicho que nosotros de Europa tenemos la "E" y deja de contar.

    Alonzo tu pregunta es buena y mordaz y ojalá yo pudiera darte una respuesta igual de capaz. Lamentablemente yo no sé cuál es la solución para sacar a África de la pobreza, lo que sí sé es que nosotros no somos un país suficientemente nada como para contribuir definitivamente a su mejora sin morir en el intento. No depende de nosotros y, por ello, no debemos basarnos en la proximidad geográfica como para permitir ese tráfico de sin papeles a los que damos cobijo pero no soluciones.
    Mucha de esta gente arriesga su vida pagando unas cifras para las que una familia entera ahorra largo tiempo. Ellos creen que aquí la gente vive opulentamente y son conocedores de falsos mitos de bienestar y despilfarro. Cuando llegan aquí conocen la cruda realidad y no pueden admitir regresar habiendo fracasado por el empeño y esfuerzo realizado por todos los suyos. Y esto no me lo estoy inventando, esto es algo que me reconoció uno de ellos a los que tuve ocasión de escuchar en una conferencia.

    Sospechoso habitual, guardas razón: a toro pasado todo es muy fácil. Somos víctimas de nuestra propia falta de educación fiscal y financiera. Ahora eso terminará y la gente se volverá más cauta como desde siempre debiera haber sido.

    Respecto al tema de la inmigración, no sé si se me entendió bien. Yo no niego su derecho y deber a cobrar el paro que han cotizado, yo lo que digo es que su presencia en un país sobrepoblado en el que ya no contribuyen no ayuda a salir del bache a los que ya estaban aquí antes. Deben haberse pensado que pasados unos meses esto volverá a ser como antes y no va a ser así. Lo justo y práctico tanto para ellos como para nosotros debería ser recoger su paro por completo (como se ha propuesto desde el gobierno) y volver a su país. ¿Qué ocurrirá cuando cobren todo lo cotizado y siga sin haber empleo para ellos? ¿A qué se dedicarán? Yo ya me lo imagino porque el hombre debe sobrevivir.

    La gente debería reconocer que los inmigrantes están de más ahora más que nunca. Si queremos prosperar antes, deben marcharse de este país con el fin de estabilizar la población y normalizar los empleos y sueldos del mercado laboral. Lógicamente hay pocos países que permitan la entrada y estancia masiva de esta gente en sus tierras y ellos, conscientes de esta handicap, prefieren permanecer aquí antes que regresar a su país, impidiéndonos prosperar.

    Suena racista, pero es cierto. Al menos yo lo veo lógico aunque esto, lógicamente, ningún partido saldrá por TV diciéndolo... quizás insinuándolo muy levemente. Luego a la gente se le acabarán inflando los cojones y pasará como con LePen en Francia. Todos nos llevaremos las manos a la cabeza y pensaremos, ¿¡cómo hemos llegado a esta situación?!

  5. Alonzo // 10 de abril de 2009, 14:50  

    Yo lo que creo es que aunque eso sea debatible, también lo es mi pregunta, y tiene prioridad sobre lo que sea.

    Como dices, no debería ser tarea de España hacerse cargo del problema de todo un continente alegando sólo proximidad. Esto es un marrón de todo el mundo. Lo que no sé si puede hacer España es cerrarle las puertas en la cara a un humano sin techo y muerto de hambre. Mientras no haya una alternativa hacia esto, supongo que toca jamar.

    Yo tampoco sé del tema ni de soluciones, por eso preguntaba, pero tengo claro que la solución africana es pura política. Discutir sobre el papel de la inmigración en España se puede hacer sin problemas ni tabúes, efectivamente es posible que los contras sean mayores que los pros; pero el otro problema tiene prioridad sobre los que pueda tener España, no somos el ombligo del mundo. Ya lo sé, tampoco un país ONG.

    De todas formas, lo mismo la solución más cruda es a su vez es la más eficaz: encerrarles y forzar la evolución. En mediana relación con esto hace poco leí un artículo de un economista? africano que decía que el gran problema de allí en este momento son las ayudas del 1er mundo.

    http://www.scbbs.net/craigs/Libib/shikwati.html

    un saludo

  6. itsaso // 10 de abril de 2009, 16:40  

    hombre, tb está la opción de que en vez de buscar el crecimiento económico a toda costa los paises occidentales nos conformemos con simplemente estabilidad. de esa manera, tendremos que bajar nuestro tren de vida y sere dueños de menos riquezas materiales pero podríamos abrir las fronteras algo más y echar una mano creando un mundo menos desigual...lo de siempre, menos laissez faire, más metida de mano del gobierno y por ello menos privatización en general en absolutamente todos los aspecto. se traduciría en menos libertad individual pero más bienestar general que para mí es lo primordial.

  7. sam-tree // 15 de abril de 2009, 16:10  

    Hola Dani, en tu reflexión, con la que coincido casi por completo, echas la mayor parte de culpa a los bancos y parte de culpa a los ciudadanos, yo invertiría estos términos, la culpa de esta crisis la tiene, en su mayoría la gente que vivió por encima de sus posibilidades, después los políticos, que no solo no se plantearon poner limite a este despilfarro, sino que se dedicaron a propiciarlo y por ultimo a los bancos, dado que si bien es cierto, que ellos concedieron créditos sin ton ni son, no podemos responsabilizaros por tratar de que su negocio fuera bien, después de todo (Pero si a los políticos por no ponerles freno y a la gente por abusar de ellos).
    En cuanto al tema de los inmigrante si estoy mas en desacuerdo contigo, estoy de acuerdo en que la solución es que los dejemos en paz, pero no me refiero a la ayudas, que son de lo mas hipocrita que existe, sino a devolverle todo lo que le quitamos (que es muchisimo, revisa la historia de europa del siglo XIX) y hacer que las grandes multinacionales dejar de usarlos de mano de obra barata.
    Cuando esa situacion se de, cada pais podra ocuparse de los suyo, entonces probablemente ni siquiera hagan falta fronteras
    Saludos

  8. Dani "el sucio" // 15 de abril de 2009, 22:54  

    Agradezco mucho el enlace Alonzo, parece una idea muy interesante y además diferente al discursito progre de marras, infinitamente cacareado, le echaré un vistazo.

    itsaso ese propósito que formulas es utópico. El hombre es egoísta por naturaleza y prefiere, como sabes, hacer primar su bienestar que aliviar los males ajenos de alguien que ni conoce ni ve.

    Sam-tree no estoy de acuerdo. La gente vivió en función de las posibilidades (crediticias) que el banco ficticiamente les deparó. Ellos no eran conscientes de los riesgos macro económicos que su creciente nivel económico podía depararles. Los políticos, a grandes rasgos, nunca pintan nada. Son meras marionetas del poder económico y, a menudo, están tan preocupados por sus clases de oratoria que se olvidan de las cosas importantes cuando ya se han sacado el master con el que vestir el CV.

    Yo entiendo lo que hablas de la historia migratoria de un país como el nuestro. Poco podemos hacer respecto a eso a fecha de hoy lo que no tiene sentido es justificar el ahora con el pasado de anteayer. Yo no poseo una multinacional por lo que, mal que me pese, creo dejar claro que poco puedo hacer por mi parte. Les pondré buena cara cuando me los cruce por mi barrio y no me quejaré porque ocupen ese puesto de jardinero que supuestamente no quiere nadie en una de las urbanizaciones de la clase opulenta que, por supuesto, jamás pisará por más de 8 o 10 horas... a precio de risa, claro.

    En España sobra gente. Pensad en el futuro de vuestros hijos y ya tendréis un criterio para descartar una primera criba.

  9. Alonzo // 16 de abril de 2009, 2:01  

    Descuida, yo no tendré hijos, pero quienes vengan que se las apañen como puedan, como todos hemos hecho.

  10. itsaso // 16 de abril de 2009, 5:04  

    yo tp. hay demasiado que hacer como para perder el tiempo en eso. traer un retoño precisamente a este bodrio me daría vergüenza por la sobrepopulación del planeta entre otros motivos.
    a mí no me parece utópico, me parece cuestión de educación y de cambio de perspectiva. tener una televisión en vez de tres, un coche en vez de dos,viajar en metro en vez de en coche,un apartamento en vez de un chalet adosau en un barrio dormitorio y la casa de la playa...se puede tranquilamente vivir con menos y gozar de total bienestar. de hecho cuantas más pertenencias más hay que trabajar para mantenerlas, lo que implica menos tiempo de calidad para disfrutar de las pertenencias adquiridas.pero es que, podemos incluso seguir siendo egoistas tranquilamente dentro de unos límites decentes establecidos, no me refería a vivir en cuevas ni movernos en carro. llamadme ingenua pero estoy convencida de que con la educación en los valores adecuados se puede hacer. pero lo que más prima son las ganas de llevarlo a cabo, que es lo que falta,supongo que por hipocresía por parte de los que tienen oportunidad de hacer algo realmente y prefieren ridiculizarlo con las etiquetas de siempre para que todo siga yendo de culo en el 90% del planeta.

  11. itsaso // 16 de abril de 2009, 5:55  

    acabo de leer el link, es totalmente coherente.

    pero creo que además de quitar las ayudas y las ongs se le ha olvidado mencionar la super deuda externa que arrastra. pero oye, por qué no? podrían cerrar sus fronteras y no permitir, por ejemplo, ni mierdas de ayudas ni a multinacionales explotadoras utilizar su mano de obra barata por ejemplo. o son sólo los puestos de trabajo de ong "artificiales" los que tocan los huevos a este señor? tb podrían encarcelar a la mayoría de los mandatarios(y rezar por sus almas y su reinserción) en sus países y empezar de nuevo, pero me temo que hay "listos" hasta debajo de las piedras y por falta de educación volverían a elegirse a los caraculos de toda la vida con diferente nombre.

    la receta itsaso de hoy para un mundo mejor sería: perdonar la deuda externa me parece un paso.EL paso.después mediante la escolarización educar para bajar la tasa de natalidad es el segundo. creo que la redistribución de tierras tb es algo necesario. la apertura de puertas a voluntarios internacionales que funcionen como mentores en diferentes sectores para que no tengan por qué cagarla con los mismo errores que hemos cometido el resto me parecería otra buena idea. quiero decir, si pueden crear al contar con altas temperaturas, paneles solares en vez de otro modo de energía no renovable, por qué perder el tiempo contaminando más de la cuenta y creándose una dependencia innecesaria de algo que puede acabarse? o si en paises del norte hay medicinas o soluciones para enfermedades que puedan facilitarles la vida por qué cerrarse en banda? (a lo mejor esto es un approach demasiado paternalista por mi parte, puede ser) con los mentores me refiero desde jubilados con ganas a jóvenes recién salidos del cascarón que quieran sentirse útiles, pero gente preparada. los habitantes de países en constantes conflictos no tiene la capacidad de pensar a largo plazo y de ahí,que hagan las cosas de una manera menos eficiente de la que se hace en otros lugares. ejemplo: una señora que tiene como proyecto una cooperativa jabonera en afganistán donde trabajan mujeres Y hombres en el mismo espacio físico (todo un logro) explicaba en una charla que sus trabajadoras ponían cuadros en las paredes (ya sé que es un ejemplo tonto)dándole ostias al clavo con una grapadora. si existe un martillo, por qué usar una grapadora que podrá romperse? el estrés post traumático después de un conflicto hace a los habitantes de estos países funcionar con lo primero que pillan sin pensar en un futuro que no sabén si tendrán. la grapadora a modo martillo es una estupidez pero confío en vuestra capacidad de crear analogías con otros aspectos vitales. no sé si me he explicado. bueno, una vez en este punto al ser dueños de sus propios recursos y contar con las herramientas para utilizarlos entonces creo que ya podrían echar a las ongs a preocuparse de los problemas en sus propios paises. hasta entonces estoy convencida de que si las cosas se hicieran bien podrían serles muy útiles y no un maldito estorbo como no dudo que puedan estar siéndolo. no olvidemos que las ongs por muy buena intención que tengan están compuestas de personaes que tienen a su vez intenciones no sólo para con la ong sino para con sus vidas. encontraríamos a gente que coopera "por la experiencia", "para abrir los ojos" etc etc. como habeis dicho anteriormente el ser humano (que no el hombre) es codicioso por naturaleza y los intereses personales prevalecen sobre todos los demás sea donde sea, se diga lo que se diga. de todas formas me parecería injusto criticar precisamente a estas personas que han renunciado a un tipo de vida común y fácil, por las razones que sea, por intentar, aunque mal, hacer del lugar un mundo menos malo.

    y hasta aquí la reflexión de hoy. esto viene a que me he pasado la tarde escribiendo cartas con amnesty international, y tengo buen día. otras veces simplemente pienso que le den por culo a todo dios siempre y cuando a mí se me deje tranquila. esos días prefiero no escribir y pasarían a ser los que dedico a ver gran hermano.

    buenas noches.

  12. itsaso // 16 de abril de 2009, 5:59  

    educar sería equivalente de informar. no tiene que saberse la lista de los reyes godos.

Publicar un comentario

Recuerda que aquí puedes escribir lo que quieras como quieras. Lógicamente el spam descarado o los mensajes que resulten inapropiados serán eliminados (por lo pronto esto último no lo he llegado a hacer nunca :P)

Mensajes privados directamente en: danielsucio@gmail.com