Este fin de semana en Comillas, cerca de Santander, pudimos disfrutar del IV Folkomillas. Un pequeño evento anual que toma lugar en este hermoso pueblo donde la música y el mercado medieval caracterizan un pequeño fin de semana al más puro estilo del medievo. Me apasiona ese fragmento de la historia comprendido entre la caída del imperio romano en el S.V y el descubrimiento de América donde los castillos, los paladines y los religiosos parecían ocupar un espacio místico lleno de aventuras y leyendas. Se dice que es la época en la que surgió el capitalismo y, por eso y mucho más, llama mi atención.

En esta feria había de todo: talleres, conciertos, exhibiciones, actividades para niños (barro, juguetes, batallas de espadas…) y un buen montón de tiendas con infusiones, comida, bisutería, decoración, etc. (mi parte favorita).

Aquí os dejo algunas instantáneas de nuestro paso por la feria.

Pero lo realmente impresionante fue lo que vino después. Laura (que le chiflan estas cosas) y yo habíamos oído hablar del Capricho de mi difunto paisano Gaudí. Arquitecto catalán nacido a finales del S.XIX y fallecido a principios del S.XX es un artista mundialmente conocido (he oído decir que “El Capricho” quiso ser adquirido por unos japoneses pero no lo he contrastado) por su tremenda habilidad para proyectar en su cabeza formas geométricas regladas que muchas veces se inspiraban en la contemplación de la propia naturaleza. Máximo exponente de la arquitectura modernista catalana (y podríamos decir que mundial) este genio regaló al mundo obras del renombre de la Pedrera, la casa Batlló (de la que también os adjunto alguna fotillo), El Parc Güell o la casa Botines. Todas ellas construcciones de reconocido prestigio internacional.

De pequeño tenía un sueño que me hacía fantasear pensando en los múltiples viajes que haría de mayor para ir fotografiando casas y jardines. Mi idea era reunir luego todas esas instantáneas para diseñar la casa de mis sueños. Ahora que soy algo mayor y que me doy cuenta que por tener no voy a poder tener ni mi propio piso (entiéndase piso como algo más que un zulo de 40m2) me resigno dándome cuenta que, probablemente, uno de esos trozos que iban a componer el puzzle de mi casa hubiera sido extraído de uno de los proyectos de Gaudí.

Por cierto, en el capricho este se detalla un menú estupendo por poco más de 20 euros por comensal. No tardaré en ir a echar un vistazo gastronómico. De hecho estoy pensando en inaugurar una nueva sección para la web en la que escribir una especie de guía gastronómica Michelín recomendada por mí. Adoro comer… antes de lo ir a ver casas de pequeño también soñé con hacerme crítico gastronómico :P

Este capricho fue edificado entre 1883 y 1885 (y restaurada en 1977) y fue un encargo hecho al catalán por parte del cuñado del primer marqués de Comillas. El Capricho contiene sótano, planta y desván, con una torre en forma de alminar persa, revestida completamente de cerámica. El acceso presenta cuatro columnas con capiteles decorados con hojas de palmito (adjunto foto al detalle). Cabe destacar el vivo colorido que Gaudí aplicó al Capricho, combinando la cerámica verde con la piedra y el ladrillo en tonos rojos y amarillos. Aquí tenéis algo más de info si gustáis.

Y aquí tenéis también unas instantáneas de la visita que hicimos a la casa Batlló de Barcelona en marzo del año pasado.


Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Yahoo! Agregar a Google Agregar a Meneame Agregar a Furl Agregar a Reddit Agregar a Magnolia Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks Agregar a Promoting Blogs Agregar a Mister Wong Agregar a Barra punto com Agregar a autobombo
Bookmark and Share

1 comentarios

  1. Dr_Titi // 10 de junio de 2008, 11:56  

    La verdad es que es curioso esto de los mercados medievales, de mas niño siempre participaba de una u otra manera en alguno de por aqui cerca, y de hace unos años en adelante de vez en cuando unos amigos hacen unas "jornadas" donde hacemos batallas medievales con armas y armaduras que fabricamos, pero nada de acolchadas! si te interesara por un casual hicieron una web (algo simple eso si) con fotos etc.
    Y tarde para variar, he visto que has puesto una cronica de Origin, una lastima no haberlos podido ver... te queria preguntar tu opinion sobre las bandas estas de jovenes yankis que tocan "deathcore". Yo creo que muchas se han apuntado al carro (como pasa siempre), pero pienso que hay otras realmente buenas, a pesar de sus pintas y que las letras por lo menos la mayoria no digan nada... Yo te recomendaria Job For A Cowboy o Suicide Silence (estos vinieron de teloneros de Behemoth en la ultima gira).
    Ah, y si no los conoces hay un grupo que creo que acaba de sacar el primer disco, no se si tenian otro antes, que se llaman Braindrill realmente tecnicos y bestias
    un saludo

Publicar un comentario

Recuerda que aquí puedes escribir lo que quieras como quieras. Lógicamente el spam descarado o los mensajes que resulten inapropiados serán eliminados (por lo pronto esto último no lo he llegado a hacer nunca :P)

Mensajes privados directamente en: danielsucio@gmail.com