Quisiera hacer una pequeña reflexión entorno a un asunto que desde hace ya algún tiempo ronda en mi cabeza y de la que, sinceramente, no sé si convencerme por lo evidente que me resulta.

Siempre que nos referimos a alguien con estudios o notablemente cultivado, solemos asociar el conocimiento de idiomas a su palmarés. ¿Se trata de un prejuicio social?

Me refiero a que, ¿de qué sirve saber idiomas para la mayoría de personas? Si yo no trabajo como traductor, en mi país no hay censura y se traducen los libros y en mi puesto de trabajo no hago un uso explícito de un idioma extranjero, ¿para qué necesito saber alemán? ¿Para poder subirme el ego cuando me vaya de uvas a peras de viaje y salga a cenar?

Tengo un conocido que trabaja como alto cargo en una empresa extranjera, concretamente francesa. Él sabe francés -era el idioma extranjero enseñado en sus años de bachiller-. No obstante, dice que cuando debe redactar una carta formal o realizar tomas de contacto de peso en idioma extranjero, contrata a un intérprete. Un puesto de trabajo más mira tú por dónde.

El caso es, amigos, ya que los que estudiamos latín constantemente nos quejábamos de empollar una lengua muerta, ¿por qué no primamos el inglés como única lengua útil extranjera?

Pensadlo bien. Hoy día, en cualquier país mínimamente civilizado, se emplea el inglés para el trato con el extranjero. Es fácil de aprender, rápido de hablar, muy dinámico y ergonómico... ¡por algo es el idioma universal! Para qué demonios quiero aprender italiano, alemán, ruso o el chino mandarín de marras que cada dos por tres me encuentro un tonto que dice que es el idioma del futuro. ¿Eso quién lo dice? ¿Qué es? ¿Otro de esos bulos que crecen por voz popular? No encuentro fundamento.

Lo ideal es inglés al máximo nivel y punto, en eso deberíamos preocuparnos. Con el inglés, uno va a todas partes, ¿para qué más? Apuesto a que hay cosas más provechosas y resolutivas para vestir un currículum.

Aprender idiomas es una pérdida de tiempo. Hay cosas mucho más útiles y convenientes para aprender. Y el que opine lo contrario que me lo diga y me lo razone.

Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Yahoo! Agregar a Google Agregar a Meneame Agregar a Furl Agregar a Reddit Agregar a Magnolia Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks Agregar a Promoting Blogs Agregar a Mister Wong Agregar a Barra punto com Agregar a autobombo
Bookmark and Share

12 comentarios

  1. Algunas cosas // 12 de febrero de 2010, 13:45  

    como primera observación, el generalizar no es forma muy apropiada para emitir ningún juicio serio, así que, antes de nada, habría que especificar las necesidades concretas del individuo, ya que no es igual de práctico algo para una persona que para otra; de todas formas el saber no ocupa lugar, o eso he escuchado yo desde pequeño.
    tengo amigos que han estudiado (no creas que muchísimo, se les dan bien los idiomas) otras lenguas, y también han viajado mucho, pasando largas temporadas por ahí. ni qué decir que en estos casos han sacado mucho provecha del poder comunicarse. uno de ellos, por ejemplo (25 años) ahora trabaja en barcelona en una empresa informática que lo manda a londres o a paris a realizar consultas. en este caso, el de este chico, el saber idiomas le ha servido para disfrutar de sus estancias ociosas en francia, suiza, italia, holanda, londres, grecia... sabe inglés, francés, italiana y un poco de alemán; y también la ha sabido sacar un rendimiento laboral. quizás el punto final y desgraciado del asunto (para el resto, la mayoría de nosotros), es que tenemos que emplear mucho más tiempo en aprender un idioma que este amigo mío, y por eso creemos que no nos compensa. pero aprender algo siempre compensa, tarde o temprano.

    nota: una vez que aprendes un idoma, el segundo que aprendas te resultará más sencillo de asimilar.

  2. Dani "el sucio" // 12 de febrero de 2010, 17:03  

    ¿Y al resto de sus compañeros que se les daban bien los idiomas? ¿Han corrido la misma suerte?

    Yo sí que creo que el saber ocupa lugar... más que lugar tiempo y dedicación, por bien que se te dé.

    Hablo 3 idiomas y chapurreo un cuarto... efectivamente -en algunos casos sobretodo- a cada idioma nuevo aprendido, uno resulta más rápido.

    Pero insisto en opinar lo mismo. Aprender idiomas es poco práctico.

  3. Julián // 18 de febrero de 2010, 15:11  

    Su artículo hizo que escribiera yo también algo, Sucio, por si le apetece "perder el tiempo": http://www.ociozero.com/13788/aprender-idiomas-es-inutil

  4. Jorgito // 18 de febrero de 2010, 15:31  

    Incluso como utilitarismo está mal enfocado. Dejando al margen asuntos de ocio (viajes, etcétera), la idea no es "de qué sirve aprender idiomas si en mi trabajo no los uso", sino "qué tipo de trabajo puedo conseguir sabiendo idiomas". La respuesta es fácil: muy probablemente, uno en el que SÍ los uses, por viajes o comunicación internacional. Y no dudes que estará mejor pagado que uno en el que te limites a tu lengua materna.

    Hay una analogía muy sencilla: ¿de qué sirve obtener una titulación universitaria si mi trabajo de oficina lo podría hacer un mono de resaca? Lo que hay que preguntarse es si alguien te habría dado ese trabajo en primer lugar sin un título universitario.

    Los idiomas, entre otras cosas, aumentan tu rango laboral y mejoran tus posibilidades profesionales. Lo que no quiere decir que te consigan un buen trabajo (sólo lo hacen más probable). Tres másteres tampoco garantizan un buen puesto (pero de nuevo sí lo hacen, consideraciones de "sobrecualificación" aparte, más probable), lo que no los hace inherentemente menos útiles o válidos formativamente.

    Preferiría usar otro tipo de argumentos (soy lingüista), pero si tiramos por el utilitarismo, sea.

    Un saludo
    (no tenía ni puta idea de quién eras, pero encantado)

  5. Dani "el sucio" // 18 de febrero de 2010, 20:18  

    Gracias por tus palabras, Jorgito.

    Sinceramente, no te niego cierta razón. Pero la analogía me resulta tendenciosa.

    Creo que hay cosas que priman bastante más que el conocimiento de idiomas para acceder a un puesto de trabajo. Y puestos a escoger creo que, si buscase hacer méritos para obtener un empleo, a menos de que este lo requiriese de forma expresa, no optaría por el aprendizaje de idiomas para ganar puntos.

    Pongamos otra analogía tendenciosa y, de hecho, más cercana a la ley del más fuerte o la meritocracia. ¿Qué sistema operativo usas? ¿Es el mejor? ¿Es el más usado? ¿tendría sentido usar 4 a la vez?...

    ... o quizás me convendría, por ejemplo, aprender Linux, que me sirve para más de una distribución y tiene un presente y un futuro próspero?

    A todo esto, le echaré un ojo a tu artículo, Julián ;)

    Gracias a los dos, nuevamente, por participar.

  6. Jorgito // 18 de febrero de 2010, 21:44  

    Claro que te convendría aprender Linux. Otra cosa es que te apetezca hacerlo. Pero la utilidad del SO en cuestión es indudable, ahí vamos. Tú te preguntas si aprender idiomas "sirve para algo". Claro que sí, y para mucho además (porque una cosa es que algo tenga utilidad y otra muy distinta que la utilidad sea significativa; en este caso lo es).

    Precisamente por eso la analogía no es tendenciosa: tal y como has planteado la cuestión, argumentar en tu contra no es asumir que aprender idiomas sea lo más práctico que uno pueda hacer, sino que efectivamente tiene una utilidad. Sin embargo tu argumento sí toca un extremo. De la misma manera, en mi analogía (tendenciosa) estudiar tres masters no es lo más práctico del mundo, pero desde luego no se puede decir que no sirva para nada.

    La ley del más fuerte interacciona de forma curiosa con la meritocracia, cuidado con utilizarlas como sinónimos. Me parece genial establecer un objetivo formativo común (como aprender inglés a alto nivel), pero la meritocracia garantiza que, cuando todo el mundo tenga exactamente el mismo CV que presentar, quien aporte algo distinto (y medianamente útil) se llevará el puesto.

    De cualquier manera, aprender inglés (de alto o bajo nivel) es "aprender idiomas", así que entiendo que te refieres a hablar más de dos.

    Un saludo, y a seguir con el blog

  7. Dani "el sucio" // 18 de febrero de 2010, 22:22  

    Apreciado Jorgito, como no podía ser de otra manera, procedo a contestarte en tu blog ;)

  8. Dani "el sucio" // 18 de febrero de 2010, 23:25  

    Dicho y hecho:

    http://www.ociozero.com/13788/aprender-idiomas-es-inutil#comment-179037

  9. Julián // 19 de febrero de 2010, 0:20  

    Dani, vi justo responderte aquí porque lo que vengo a decirte no es más cuestión de debate, y al fin y al cabo aquí se originó mi empeño en escribir ese artículo, al indignarme por lo que escribiste.

    Te tuteo porque ya que lo hiciste tú... y creo que además me sacas unos cuantos años, así que me parece normal. Quiero que sepas que en mi artículo no quise menospreciarte a ti como persona, es más, ya digo que cuando te vi por la tele aquel año me pareciste el tío más sensato de la casa. Me reí mucho contigo y todo eso. Pero esta reflexión me pareció un poco tonta y dañina, con perdón. Es mi visceralidad y mi sinceridad la que me llevó a escribir así, pero no creas que es una cruzada personal que tengo contra ti, ni que quise ofenderte con mis palabras. Más bien, como dije al inicio del texto, es por toda esa gente que sí tiene montada una cruzada contra las Humanidades y las letras, que precisamente surgen de ese pensamiento utilitarista llevado al extremo que percibí entre tus letras.

    Tu respuesta en el comentario me demuestra que sigues siendo un tío cuerdo y razonable, y que obviamente expresaste las cosas en un espacio muy breve (reflexión-relámpago) y de ahí que tus ideas se hicieran todavía más exageradamente torpes. Demuestra, además, que sabes reflexionar y no eres un cabezón, de estos que no se bajan del burro por puro orgullo. Es admirable.

    Para mí tampoco fue un tan mal "tiempo perdido", ya viste. Quizá incluso nos descubrió cosas que desconocíamos a ambos. Es de agradecer.

    Además, te quejarás de la publicidad que le he hecho a tu blog, ¿eh?

    Hola Jorgito, feo.

    Una sonrisa.

  10. Dani "el sucio" // 19 de febrero de 2010, 19:02  

    Julián, me encantó tu "visceral" intervención.

    Espero, con suerte, poder disfrutar de algunas más en el futuro. Yo ya he añadido tu blog a mis marcadores ;)

    Dani.

  11. Julián // 19 de febrero de 2010, 20:02  

    Hey, buenas otra vez, querido Sucio (espero que no te moleste que te llame así).

    Me alegra mucho también el cómo te lo has tomado. Todavía se puede encontrar uno con gente razonable por el mundo. Es un motivo para alegrarse.

    Por otro lado: déjame decirte un par de cosas. Intenté en varias ocasiones usar aquí mi verdadero usuario, para enlazar mi blog en el nick, pero no pude (deberías activar esa opción para escribir poniendo 'Nombre' y 'URL'...). Así que te lo dejé en el minichat de la derecha. No sé si te refieres a ese. Te lo digo porque el enlace al artículo que hemos tratado no es mi blog, sino solamente una página web con la que colaboro esporádicamente (y a veces en sus foros), pero no es donde me encontrarás a menudo. En mi blog sí, además es un espacio más personal. Te dirijo allí, a riesgo de que ya lo hubieras entendido y esté yo aquí haciendo el imbécil. Pero nunca está de más, ¿eh?

    Saludetes.

  12. Dani "el sucio" // 19 de febrero de 2010, 21:35  

    Queda claro. Lo tengo presente.

    A todo esto, con tu debido permiso, voy a permitirme el lujo de añadir el comentario que escribí en la web como segunda parte de este post a mención tuya.

Publicar un comentario

Recuerda que aquí puedes escribir lo que quieras como quieras. Lógicamente el spam descarado o los mensajes que resulten inapropiados serán eliminados (por lo pronto esto último no lo he llegado a hacer nunca :P)

Mensajes privados directamente en: danielsucio@gmail.com