¿Sois monárquicos o republicanos? ¿Dinastía borbónica, federalismo o república? Supongo que todos los hemos hecho esa pregunta alguna vez. ¿Qué beneficios (para nosotros la sociedad digo) nos comporta tener una familia real? ¿Es que acaso la figura del rey como tal (comprendido también como Jefe de Estado) no está un poco caduca?

Estoy satisfecho en contemplar como cada vez los sondeos apuntan a una disminución del titático ejemplo de bipartidismo que azota España (UPyD e IU son las dos formaciones que registran un mayor crecimiento, según el último Barómetro del CIS). Por ello, cada vez simpatizo más con iniciativas alternativas, replanteadas y reescogidas sobre el parqué político. Una de ellas, es la ingratitud con la que, por ejemplo Cayo Lara ha arremetido en varias ocasiones contra la Casa Real. Y no es que esté de acuerdo con todo lo que dice IU (su política de inmigración me parece muy ingenua), pero desde luego al respecto del Rey lo tienen claro: ¿para qué?
Y yo no es que esté a favor de juan carlistas ni en contra de felipistas o viceversa. Es que simplemente me parece absurdo cargar con las cuentas de una figura diplomática innecesaria e irrelevante para llevar a cabo las necesidades y cambios que toda sociedad conlleva en su progreso. ¿Por qué no nos permiten votar si queremos o no queremos rey?

Para ello, desde mi tierra (¡Visca Catalunya!), en el canal catalán por excelencia, se está gestando un documental del todo revelador llamado "Monarquia o República?" que arrojará fundamento sobre el asunto, desde la perspectiva de unos y otros. Este interesante documento todavía está en desarrollo pero promete y prueba de ello son los dos adelantos que demuestran a partes iguales las posturas de unos y otros para que cada uno dictamine por si mismo. Ami entender, hay posturas y opiniones que flaquean un poco en ambos bandos, pero está bien oir lo que la gente tiene que decir. Francamente pinta muy pero que muy bien, merece la pena.

Yo lo tengo claro: no son necesarios y mucho menos imprescindibles. No niego su importancia vital en el período, entre otros, de la transición española pero considero que su misión como figura simbólica y representativa es perfectamente reemplazable por la de los ministros. Sería por otra parte muy humano anular su representación diplomática en vista del gasto público (¡y opaco! No como en UK...) que suponen para la sociedad española. Yo no quiero rey -y no precisamente porque me hayan dejado escogerlo o siquiera reelegirlo-.

Aquí os dejo un los adelantos de marras. Que los disfrutéis!



Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Yahoo! Agregar a Google Agregar a Meneame Agregar a Furl Agregar a Reddit Agregar a Magnolia Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks Agregar a Promoting Blogs Agregar a Mister Wong Agregar a Barra punto com Agregar a autobombo
Bookmark and Share

14 comentarios

  1. Alex // 12 de febrero de 2010, 22:58  

    Cuando dices de su importancia en la transición española, te refieres a su actuación en el 23-F?

  2. Dani "el sucio" // 13 de febrero de 2010, 11:56  

    Juan Carlos de Borbón había -de forma discreta y quizás un tanto pasiva- demostrado sobradamente la lealtad a los planes de Franco, cursando los estudios que este último encomendo en la Complutense de Madrid y San Sebastián y haciendo acto de presencia en los mítines del caudillo. También acudió a la academia militar de marras.
    Lo que Franco buscaba era personificar, de este modo, perpetuar los principios del denominado "Movimiento Nacional". No buscó de ninguna manera dar cabida a ningún tipo de Restauración ni nada parecido. Sin embargo, fue el mismo JC quien tras ser nombrado Rey de todos los españoles el 22 de noviembre del 75, destapó su enigmática intención para con España. Si bien su figura había sido nomenclada por el mismo Franco -cosa que no despertaba simpatías entre demócratas-, no existía la certidumbre de que fuera a continuar fiel a los franquistas. Tras formar el primer gobierno de la monarquía con Arias Navarro (un gobierno más del rey que del presidente),

  3. Dani "el sucio" // 13 de febrero de 2010, 12:07  

    se juntan reformistas y liberales como Manuel Fraga Iribarne, José María de Areilza y Antonio Garrigues, y hombres de su generación como Alfonso Osorio, Rodolfo Martín Villa y la carta que el Rey esconde debajo de la manga: Adolfo Suárez. En todo momento la actitud de Carlos Arias frenará las ansias de los más liberales miembros de gobierno que pretenden la reforma legal pero profunda del franquismo hasta llegar a un régimen democrático.
    Esto, un poco más adelante, derivará en el Proyecto de Reforma Constitucional por el que las actuales Cortes quedarían estamentadas en la cámara alta y el actual Congreso de los Diputados (que, por cierto, es precioso). Este último, requiere de representantes del pueblo, votados por sufragio universal y secreto como en cualquier democracia. Esto, a su vez, requeriría de una nueva Ley de Asociación Política y una nueva Ley Electoral.
    La visita del Rey en febrero a Catalunya, sorprendió por su discurso inesperadamente aperturista -¡hasta chapurreó catalán!- y eso hizo ganar puntos confianza al monarca desde uno de los puntos más antagonistas hacia el régimen. Además, pocos días después, Santiago Carrillo vuelve del exilio (era el presi del Partido Comunista).
    Para marzo de aprobó el proyecto de reforma constitucional y, con ello, la dimisión de Arias Navarro (un fiel a Franco) se consumió por un choque frontal con las ideas de los reformistas con una clara intención democratizadora.

  4. Dani "el sucio" // 13 de febrero de 2010, 12:21  

    Y es aquí donde el Rey tiene un papel muy importante para sobrellevar el consenso popular de inmovilistas y aperturistas (y con esto pretendo salir del contexto para responderte Alex). Harto el buen hombre de los recesos y lentitudes de un claro período de reforma, el rey convoca y preside de forma extraordinaria el Consejo del Reino. Esto lo hizo con la astucia suficiente de quien no quiere provocar revuelos. Básicamente porque él sabe que que si él quiere, puede organizar un referéndum popular para aprobar el cambio de régimen, pero una decisión de ese calibre haría que los ultraderechistas de todos los campos, en especial del militar organizaran un golpe de estado. Por su contra, la oposición democrática podría no creer en el supuesto cambio que el monarca promete y revolverse de definitiva si este cambio se tomaba más tiempo del debido. Era una diplomacia de medianías la del rey de aquella. En el Consejo se trata también las palabras de Carrillo en contra del Rey y a favor de la república que no ayudan en nada a la llegada de la democracia, pero el gobierno no se puede rebajar a dar explicaciones a un partido, el comunista, que era ilegal y el enemigo público número uno del franquismo. El tono de estos últimos rebajose días después en la Platajunta de París que, básicamente de trató de una reunión por parte de la oposición democrática para llegar a acuerdos de mínimos sobre la Ley de Partidos.
    Mientras tanto, el calificado por la prensa (sobretodo catalana) de Arias Navarro como ortodoxo se resistía a tender la mano a los comunistas, los reyes -quién sabe si en concomitancia con la evidente sensación de cambio vivida por entonces en España, van a EEUU donde, para disgusto de los más radicales franquistas vienen a decir algo así como que en España todo los partidos deben existir bla bla bla votados por el pueblo de forma libre.
    Días después, tras la soberbia defensa de Suárez sobre la Ley de asociación Política en la cámara, su majestad decide reunirse por Arias Navarro para persuadirle a presentar su dimisión (no podía destituirle si no pasaban 5 años) y el mismo 1 de Julio el bicho presenta su renúncia. El rey escogió entonces a su candidato

  5. Dani "el sucio" // 13 de febrero de 2010, 12:28  

    a presidente del gobierno (hasta nuevas elecciones) entre los incluidos en la terna. ¿Bajo qué criterios? El nuevo presidente tenía que cumplir ciertas condiciones. No podía haber sido ministro con Franco, ya que se tenía que ofrecer una nueva imagen pública (lo que excluía al propio Torcuato y a Manuel Fraga); se tenía que evitar la imagen de que la monarquía se apoyaba en los poderes fácticos: el primer ministro no podía ser militar (lo que eliminaba a los generales liberales Gutiérrez Mellado y Díez–Alegría); ni miembro de la oligarquía financiera (lo que apartaba de la candidatura a Alfonso Osorio). Sin embargo, el candidato debía ser aceptado por los franquistas, inspirándoles la suficiente confianza para convencerles de la necesidad de una reforma rápida y profunda, lo que eliminaba a Areilza. El candidato ideal debía ser independiente, respetuoso con el Rey y con su principal consejero, flexible y muy dotado para la política, con instinto para enfrentarse con las dificultades inmediatas, así como poseer una gran capacidad de seducción, para atraerse a la vez a la opinión pública, a la oposición y a la derecha recalcitrante. Adolfo Suárez era el hombre, quien no había sido ministro con Franco, aunque fue director general de la Radiodifusión y Televisión Española de 1969 a 1973, lo que daría cierta tranquilidad a los franquistas más ortodoxos. Además de por el discurso que he comentado antes, también Suárez era del agrado del rey por cierta correspondencia que mantuvieron antes de la muerte del dictador. Finalmente (y no con pocas dificultades), Suárez con 43 años en julio es escogido presidente con un discurso inicial más que esperanzador para los demócratas.
    Además, en el primer Consejo de Ministros celebrado en el palacio de La Zarzuela el 9 de julio y presidida por el rey, éste les dice: “obrad sin miedo, con decisión y energía”.
    A su vez, el Rey renuncia al derecho a presentación de obispos, dejando que los obispos de las diócesis españolas sean elegidos por el Vaticano. Con este gesto el Rey se gana a la Iglesia, que consigue independizarse del Estado.
    Al poco, tiene lugar en el pleno de las Cortes la votación para aprobar la reforma del código penal con respecto a la legalización de partidos políticos.

  6. Dani "el sucio" // 13 de febrero de 2010, 12:33  

    En realidad, y hasta aquí pretendo cerrar la pregunta de Alex, el mayor logro del rey fue hasta aquí. Lo del Golpe de Estado es casi anecdótico teniendo en cuenta que, cuando Tejero se rinde a la mañana después al comprobar que nadie le respaldaba fuera del Congreso. Los militares revolucionarios habían cesado en su obra, en gran parte debido a la actuación del Rey, respetado por el ejército por ser el mando supremo de las Fuerzas Armadas.
    A mi entender, creo que se trató más bien de una pataleta que, en realidad, fidelizó más la idea de que algo estaba cambiando, y no por deseo de pocos.

    Lamento si me he enrollado. Este tema me apasiona y lo trabajé bastante en la facultad :P

    Un saludo.

  7. Alex // 13 de febrero de 2010, 15:11  

    Entonces por lo que veo (leo) tu eres partidario de ese cambio que hubo "no deseado por pocos"? que ha llevado a lo que hoy en día llaman democracia?

  8. Dani "el sucio" // 13 de febrero de 2010, 16:16  

    Apreciado Alex,

    No me gusta encasillar mis afinidades políticas con un sistema u otro sino que, considero, hay cosas encomiables en unos sistemas y otros. Evidentemente uno puede casar con uno más que con otro pero no sé hasta que punto se debe la persona afligir frente otras tendencias de pensamiento y ejercicio surgidas en determinado momento. Evidentemente creo que, de aquella, el cambio era necesario y afortunadamente salió bien.

  9. Sogeking // 13 de febrero de 2010, 17:07  

    Yo ahora mismo estoy a favor de la monarquía, ya se verá que pasa con Felipe.

    La razón por simple que sea, es que funcionando las cosas mas o menos bien, no veo motivos para el cambio.
    Nos cuesta dinero mantenerles, sí, pero una república no nos aseguraría nada, leí hace unos años, cuando Chirac era el presidente de Francia, que este cobraba 5 veces más que el rey.

  10. Hector // 13 de febrero de 2010, 20:09  

    Mezclar la actual situación política que vivimos, el conocido como " Estado de las Autonomias" con una republica, creo en mi opinión que puede ser mas caotico de lo que la situacion es en la actualidad, por otro lado, el enorme gasto que conlleva la institución monárquica, y el excesívo cortesanismo que rodea al Rey y por ende a toda su familia, el cual se ve reflejado en numerosos regalos de empresarios, coches, barcos, motos, y demás cosas que nunca podremos saber el pueblo llano, me lleva a pensar que una Republica bien planteada, en la que tengan cabida todos los partidos políticos en condición de igualdad, podría ser una buena solución, yo siempre he sido mas monarquico que republicano, pero una noticia que ha pasado en las ultimas semanas me ha hecho replantearme el tema, no es posible que una herencia de 30 millones de euros que un Mallorquin ha dejado a la familia Real se quede en sus manos, Los Principes han renunciado a su parte cediendola a Labores Humanitarias pero la parte que iba especificada para los nietos de Rey, ha quedado totalmente silenciada y en el ostracismo cortesanista de los medios de comunicación.Aunque para ser sinceros lo que realmente me preocupa de este país es el mal endemico que padecemos con la corrupcíon. Un Saludo.

  11. Alex // 13 de febrero de 2010, 21:30  

    Qué el cambio era necesario Dani? después de que por ese cambio se llegue a lo de hoy en día piensas que afortunadamente salió bien? hemos ido para delante o para detrás? tan importante es la "democracia"? porque, realmente hay democracia? elegimos realmente lo que queremos? o elegimos la cabeza que queremos sabiendo que luego éste hará lo que le plazca? creo que la política se ha de basar en el poder vivir y no en el elegir, ya que no sabemos elegir, o sí, pero elegir al mejor demagogo, al que tiene el monopolio de la información, y no al mejor político, de ese ya se encargan de dejarlo bien abajo.
    Si democracia significa lo que tenemos hoy en día, que eso parece, no quiero democracia, y todo ésto si no se hubiera producido aquel cambio, para mí a peor, no se hubiera dado

  12. Dani "el sucio" // 13 de febrero de 2010, 22:24  

    "La democracia es el peor de todos los sistemas políticos, con excepción de todos los sistemas políticos restantes." Esto lo decía Churchill y, creo, guarda bastante razón.

    Personalmente comulgo más a fecha de hoy con el republicanismo federal. Es difícil sentirse parte de un todo demasiado grande como para creerlo suficientemente homogeneo.

    Yo creo que el ejemplo del mallorquín que agudamente señala Hector es tan sólo un ejemplo más. A mi no me gusta el rey... y no me parece un argumento para validarlo que tengamos una familia real menos escabrosa -respecto a lo rosa- que el resto de Europa. En esto estoy plenamente de acuerdo con Losantos (sí, sí... el facha, ¿a que nunca lo habríais pensado?).

    Por otra parte comulgo a la vez con Hector y Alex. Evidentemente la corruptela que caracteriza a nuestra clase política es realmente desencantadora de cualquier fe política y, desde luego, arroja grandes disidencias de los partidos que pueden chupar. Soy de los que piensa que todo hombre que tiene el saco al lado mete la mano pero creo que precisamente por ello debiéramos ser más críticos y más rigurosos con quien osara engrosar la lista de espabilados.

    Además, ser ministro está chupao. ¿Creen que son gente superdotada o algo así? Apenas son señoritos de buena casta con, quizás, un par de carreras y poco más. Mucha retórica, mucha demagogia y mucha jeta. Y de esta afirmación estoy plenamente seguro porque lo he vivido desde cerca.

    Sería estupendo que, para hacer una política más efectiva y menos corrupta, se instaurase la meritocracia y las listas abiertas de partido. No existe una real libertad por parte de un pueblo que rara vez tiene voz y voto en referendums para la cantidad de cosas que se deciden en un período político.

  13. fundamentalXXIII // 26 de febrero de 2010, 22:08  

    la monarquía, el rey, es el diplomatico por excelencia de este país, gracias a él la relación con muchos países avanza positivamente; Realmente crees que la monarquía es innecesaria? Yo lo que sí creo que es innecesario, és el progresismo de quinta que usted exibe.
    Si no fuera por el rey prosiblemente tu y todos seguiriamos en una dictadura, o quizas en un estado titére por culpa de haberse prorrogado una dictadura; Pero no, ahí estubo el rey para dar homenaje a la transición y establecer así la democrácia. Las labores de la monarquía actualmente en españa, repito, són estrictamente diplomáticas en nombre de españa para con el resto del mundo.. Sé ético antes de hablar por hablar, y enterate más sobre las cosas que quieres poner a debatir; Seguramente españa está como está gracias a gente tan retrógrada y cerrada como usted; Con el permiso del gobierno bananero que tenemos, esos sí son los malos.
    Saludos y a hablar claros de una vez.

  14. Dani "el sucio" // 26 de febrero de 2010, 22:42  

    fundamentalXXIII, intuyo que entraste aquí para armar follón por lo que te seguiré el rollo lo suficiente como para hacerte sentir "importante" y, a su vez, darme el gustazo de fundamentar un poco más mi postura.

    A la vista esta, por los previos comentarios que arriba aparecen, que conozco un mínimo la historia de la transición. Me parece de un obtuso y cencérrico sustento mental pensar que fue gracias al rey por lo que se sostuvo el acceso democrático y posterior estado de derecho en nuestro país. ¿Es que acaso la sociedad no pintaba nada? ¿Qué clase de democracia libre y escogida tendríamos si esta hubiera dependido del criterio de un señor por muy monarca que sea? ¿Acaso no sería ese otro inequívoco símbolo de autocracia? Me resulta contradictorio.

    Sepa usted que como figuras democráticas todos los países tienen para escoger. Sinceramente, por mi como si es Juan y Medio y Joan Laporta si pretendemos rozar el absurdo.
    La figura del rey supone una costosa y opaca figura diplomática poco práctica y cercana a los problemas del país. En una nación que cada vez se considera más secular en la que los brotes nacionalistas se consumen cada vez más y con mayor decisión, en la que el mestizaje racial se extiende -para bien o para mal- con el paso de los años, ¿cabe pensar en un solo individuo siquiera reelecto para representar semejante pluralidad?

    Sinceramente, me sale caro. No quiero pagar un servicio que ni deseo ni se me presta a opinión. _Yo no soy un cerrado de mente y, precisamente por eso, deseo escoger.

    A mi entender el rey supone una contradicción ya desde la posición de su persona en lo que un día afortunamente representó. No se puede escoger, no se puede erradicar y, sin embargo, cada vez menos gente lo quiere. Es una figura representativa arcaica en cuyo estatus radica una profunda, contradictoria y caducada razón de ser.

    Y dejémoslo así.

Publicar un comentario

Recuerda que aquí puedes escribir lo que quieras como quieras. Lógicamente el spam descarado o los mensajes que resulten inapropiados serán eliminados (por lo pronto esto último no lo he llegado a hacer nunca :P)

Mensajes privados directamente en: danielsucio@gmail.com