APOTEÓSICO concierto el que, sin realmente esperarlo del todo, ofrecieron la banda tributo Letz-Zep en la sala La Faktoria de Terrassa; y sólo por 15 tristes napos. Uno de los conciertos que más he disfrutado en toda mi vida.

Debo admitir que soy un acérrimo fan de Led Zeppelin. Mi primer vello genital apareció mientras aquel extinto walk-man erosionaba aquellas cintas magnéticas ferro de aquel viejo cassete TDK. Probablemente el primer y el segundo disco de estos dinosaurios sean los discos que más veces he oído en toda mi vida.

La sala, de un aforo aproximado de 600 asistentes, desconocida para mí, se atestó más de lo que cabía esperar, dado el lugar y el cabeza de cartel, que no deja de ser un grupo de versiones a fin de cuentas. Pero qué grupo señores: todo. Lo hacían TODO igual y eso no es cosa fácil.
Antes de empezar el entusiasmo entre jóvenes y puretillas (que estos son de los 70, por si alguien no los ubica) era palpable sólo por lo apretaditos y cercanos que estuvimos del escenario. Sí amigos, yo, el señorito del Metal, en medio de la gente, lo que nunca hago. Pero es que la ocasión lo merecía. Parecía que eran los mismos Led Zeppelin quienes iban a salir al tablao. ¡No cabía en mi gozo y me puse hasta nervioso!

Y lo cierto es que aquel inicio con “Rock and Roll” despejó cualquier reducto de duda que carcomiera mi economía. Ahora lo recuerdo y se me ponen aún los pelos de punta. “Celebration Day”, un sublime “Since I've been loving you” con el que me las vi canutas para no llorar de emoción por lo emotivo que resulta para mi este tema, “Kashmir”, un coreado (cómo no iba a serlo) “Stairway to Heaven” (tema que las malas lenguas dicen estar copiado del tema “Taurus” de la banda Spirit, con quien compartieron bolos... encima la canción de Spirit es del 68 y la de LZ del 71). Además de otros temazos como el último “The Immigrant Song”, un excelente medley de “Whole Lotta Love” que, como los mismos Zeppelin, intercalaron con “How Many More Times” y la rareza “Boogie Mama”. También sonó sorpresivamente una cálida “Black Mountain Side”, un clavado (¡y repito, clavado!) “Moby Dick” con solo de batería calcado inclusive -¡hasta tocó con las manos, como el mismísimo Bonham!- y aunque un final con “Communication Breakdown” hubiera sido el no va más, creo que para las cuerdas del logrado y maduro vocalista Billy Kulke -algo cascaete esa noche- era demasiado por hoy.

Lo de estos tíos fue demasiado. Los gestos, la ropa, ¡incluso la fisionomía! Estaba estudiada al dedillo. No faltó el arco de violín del disfrazado Page... ¡porque era casi Page joder! Es muy difícil hacer lo que estos tíos hicieron ayer. Todos los presentes ahí citados se sabían los temas tan bien como ellos y aún así los temas se libraron de forma excelente, en su ejercicio y sentimiento, incluso en los momentos más difíciles -sobretodo por lo que hace a la batería y el bajo- el resultado fue exquisito. Muy cuidado, con mucho detalle y respeto. A fin de cuentas, en vista del gustazo que nos estábamos pegando, se les perdonaba cualquier pequeño o no tan pequeño detalle. Es muy fácil ponerse una peluca amigos y, visto en frío, hasta podía resultar ridículo. Pero defenderla es muy difícil delante de ese público especialista y deseoso de poder cerrar los ojos con ese olor a maría y tufillo a pubertad. Incluso los propios Zeppelin han hablado de ellos de forma efusiva y honrosa. ¿Qué más se puede pedir? Ojalá este texto pueda convenceros un poquito de lo sumamente bien que lo pasé esa noche y os anime a ir la próxima vez. Aunque valga el triple yo no me lo pienso perder. En Spotify tenéis sus trabajos de estudio y, creo, parte de su DVD editado. El resto (al menos hasta su vuelta) en www.letzzep.com

Y aquí un pequeño tentempié, más que ilustrativo:



Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Yahoo! Agregar a Google Agregar a Meneame Agregar a Furl Agregar a Reddit Agregar a Magnolia Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks Agregar a Promoting Blogs Agregar a Mister Wong Agregar a Barra punto com Agregar a autobombo
Bookmark and Share

1 comentarios

  1. Alonzo // 31 de enero de 2010, 2:03  

    Qué grandes.

    15 euros... ¿Cuanto vale ir a ver a Bisbal o Civera? No sabía ese detalle de Stairway, je.

    En fin, casi todo lo que escucho está influenciado por estos tíos. Respect.

Publicar un comentario

Recuerda que aquí puedes escribir lo que quieras como quieras. Lógicamente el spam descarado o los mensajes que resulten inapropiados serán eliminados (por lo pronto esto último no lo he llegado a hacer nunca :P)

Mensajes privados directamente en: danielsucio@gmail.com